..

sábado, 24 de octubre de 2009

SUCESOS internacionales

Vista de la columna de humo que se levanta por el incendio de varios tanques de la refinería de petróleo de la empresa Caribbean Petroleum Corporation. Foto: EFE

Vista de la columna de humo que se levanta por el incendio de varios tanques de la refinería de petróleo de la empresa Caribbean Petroleum Corporation. Foto: EFE

Los bomberos aún intentan sofocar el incendio de grandes proporciones que se registra hoy en una refinería en el norte de Puerto Rico, donde continúan ocurriendo explosiones y al menos 15 tanques están en llamas.

En el lugar trabajan 60 bomberos y otros 50 esperan para relevarlos, indicó el diario local El Nuevo Día, al precisar que al menos 27 pipas de agua están en las instalaciones de la Caribbean Petroleum, antigua refinería Gulf, en la ciudad de Bayamón.

Debido a las dificultades para sofocar el fuego, las autoridades procedieron a la evacuación de varias zonas residenciales aledañas a la refinería como Cataño, Bayamón y Guaynabo, donde además se suspendieron las clases y algunos comercios cerraron.

Hasta ahora se han reportado dos personas heridas y la evacuación de unos 350 vecinos de barrios del sector Bayamón, así como vidrios rotos en decenas de casas y edificios a causa de la onda expansiva.

El alcalde de Guaynabo, Héctor O´Neill, explicó esta tarde que tras evaluar la situación también se inició la evacuación de 250 familias de ese sector.

“Hay una tubería de bombeo de petróleo crudo que suple a esta refinería; uno de los tubos del tanque colapsó. El calor generado por el incendio puede secar el combustible que queda en los tubos y provocar una explosión”, dijo.

Miguel Cartagena, jefe del Cuerpo de Bomberos, indicó por separado que la extinción total del fuego podría “tardar uno o dos días” y que será hasta entonces cuando se inicie la investigación sobre el origen del incendio.

Frente a los temores sobre la contaminación ante la imponente humareda, el director de la Junta de Calidad Ambiental, Pedro J. Nieves Miranda, señaló que la calidad del aire “es buena” debido a que la columna de humo se eleva hasta las altas capas de la atmósfera.

Agregó que aunque el humo no está afectando de forma significativa las áreas residenciales, de ocurrir una eventualidad que amerite más evacuaciones, como un cambio en el viento, se tomarán las medidas pertinentes para la salud de las personas.

Por el momento, las autoridades no han decidido si habrá más desalojos, a pesar de que el Servicio Nacional de Meteorología informó en un comunicado que se espera un cambio leve en la dirección del viento.

El gobernador de Puerto Rico, Luis Fortuño, afirmó en una conferencia de prensa que “nadie esperaba un incendio de tal magnitud”, pero pidió que no se lanzaran acusaciones contra nadie antes de que sean determinadas las causas del siniestro.

Informó que un equipo de la Junta federal de Seguridad Química e Investigación de Accidentes llegará esta tarde a la isla para investigar todos los ángulos de la explosión, incluyendo posibles causas físicas como fallas en maquinarias o regulaciones inadecuadas.

“Tengo la certeza de que este equipo va a encontrar la respuesta. Es cuestión de tiempo”, dijo el gobernador, quien dijo que hasta ahora se desconoce un monto estimado de pérdidas y que tal información se dará a conocer a las 17.00 horas locales.POR:EL TRUJILLANO

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada